Auto 2008

TU TALLER DE CONFIANZA
EN BARCELONA

Pulido de vehículo Completo

slide4

¿POR QUE PULIR EL COCHE?

A pesar de querer que nuestro automóvil se vea como nuevo siempre, con el paso del tiempo, surgen circunstancias que generan deterioro en las capas superficiales de pintura de nuestro vehículo. El impacto del sol y la radiación ultravioleta, las condiciones meteorológicas, el maltrato a la hora del lavado o el uso de productos inadecuados, el brisado con otras pinturas, y los excrementos de pájaros, son algunos de los factores que desgastan la pintura, haciendo que luzca vieja, manchada y sin brillo.

OBJETO DEL PULIDO

El objetivo de pulir un vehículo, es recuperar el brillo y el esplendor original de la pintura, y de paso, eliminar o disimular rayones superficiales que no han llegado a la capa de imprimación. Para esto, se debe seguir un procedimiento específico y contar con herramientas y equipos adecuados.

La pintura de un vehículo pierde su brillo, debido a que con el tiempo se generan imperfecciones microscópicas y arañazos en la superficie, lo que impide que la luz se refleje de forma correcta. Al realizar el proceso de pulido, se elimina una capa superficial de pintura de un espesor equivalente a algunas micras, lo que no conlleva ningún riesgo, ya que el espesor original de la pintura en un auto, es tal, que se pueden realizar hasta 20 sesiones de pulido en un auto, sin afectar la pintura original, esto equivale a aproximadamente 10 años realizando este procedimiento (un sesión de pulido cada seis meses).

COMO PULIR EL VEHICULO

Para realizar el pulido, el material indispensable es el polish o pulimento, una crema que contiene agentes micro abrasivos, los cuales llevan a cabo la tarea de remover las imperfecciones en la superficie de la pintura, y que se puede conseguir en distintos niveles. La elección del polish correcto, depende de la profundidad de los arañazos y las imperfecciones a corregir. Para que el pulido se realice de forma homogénea, lo recomendable es que el procedimiento se haga con máquina, no a mano. Se puede pulir a mano en zonas donde no llega la pulidora, sin embargo, no es recomendable hacerlo en todo el auto, ya que los resultados de esta forma son inferiores respecto a los conseguidos con la máquina.

El procedimiento común para realizar el pulido del vehículo se divide en tres etapas:

  1. Usar el pulimento con una esponja dura. A esta etapa se le denomina proceso de corte.
  2. Usar el pulimento con una esponja media de pulido.
  3. Usar el pulimento con una esponja fina. A esta etapa se le denomina etapa de acabado.

El procedimiento es sencillo, solo se debe aplicar el pulimento en forma de espiral sobre la esponja de la pulidora, y antes de encenderla, apoyar la cara contra la superficie a pulir para aplicar el producto. A continuación, se acciona la pulidora a una velocidad moderada y se esparce el producto por la zona a pulir. Una vez el producto se encuentre distribuido en la zona, se procede a pulir a una velocidad media, usando como presión el propio peso de la máquina. El mismo procedimiento se repite para cada una de las tres etapas.

Una vez hecho el pulido, recuperaremos el brillo inicial de la pintura de nuestro vehículo. Es recomendable encerar o aplicar algún producto de protección, para que los resultados sean duraderos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *